Donde beber el mejor vino en el mundo

Hasta hace relativamente poco tiempo la producción significativa de vinos de calidad estaba restringida a unos pocos países de Europa, con unas tasas de exportación muy escasas y reducidas a unas pocas denominaciones como, por ejemplo, Champagne, Jerez, Oporto o Chianti. Este panorama ha cambiado radicalmente en los últimos treinta años, debido sobre todo a la concurrencia de dos factores.

En primer lugar, el estudio sistemático de los diferentes procesos de vinificación ha conducido a la creación de una disciplina nueva, la enología, que ha adquirido rápidamente rango científico y que ha puesto los procesos de elaboración del vino al alcance de cualquiera con el suficiente interés y dedicación.
Por otra parte, el trabajo de científicos y viticultores ha conducido a la creación de nuevas variedades de cepas que pueden ser cultivadas, con buenos resultados, en ámbitos geográficos y climáticos hasta ahora inasequibles.
Las agencias de viajes han captado el interés creciente por la cultura del vino y casi todas cuentan ya con ofertas de enoturismo al alcance de casi todas las tarjetas de crédito.
En la actualidad se puede afirmar que la producción de vino, en cantidades relevantes y con calidad destacable, se extiende literalmente a los cinco continentes.
En Europa, países como España, Francia, Italia, Grecia, Portugal y Alemania siguen siendo un referente importante en la producción y comercialización de vinos muy apreciados a nivel mundial.
El continente asiático es, por el contrario, un recién llegado en este aspecto. Sin embargo, en muy pocos años India y sobre todo China han sido capaces de poner en pie una industria vitivinícola que crece a ritmo vertiginoso.
Algo parecido sucede con Norteamérica, que cuenta ya con vinos muy bien considerados procedentes sobre todo de la costa del Pacífico de los Estados Unidos y de México.
Diferente es el caso del continente sudamericano, que cuenta desde hace mucho con una tradición vitivinícola bien establecida. Los países más afamados por sus vinos son, sin duda, Argentina y Chile.
Tampoco se puede dejar de lado Oceanía. Tanto los vinos australianos como los de Nueva Zelanda se encuentran en la actualidad entre los mejor valorados por los entendidos.
Finalmente también África cuenta con vinos renombrados, procedentes de los dos polos del continente, Sudáfrica y el Magreb, aunque en este último la producción se reduce a localidades muy concretas en la vertiente norte del Atlas.
Reseñar aquí ni siquiera las denominaciones mejor calificadas es una tarea inabordable; para más información convendrá acudir a las muchas publicaciones especializadas en este tema.
 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*